jueves, 16 de febrero de 2017

Reseña - Calamity

Calamity
Brandon Sanderson (Trad. de Pedro Jorge Romero)
Ediciones B | Nova
Rústica | 416 páginas | 21€



   El incansable y prolífico Brandon Sanderson concluye con Calamity una trilogía más, en este caso su creación juvenil de temática superheroica como son estos Reckoners. Como sabemos de volúmenes anteriores, el mundo ha sido poblado por seres humanos corrompidos con poderes sobrehumanos denominados Épicos, que se dedican a dominar las distintas ciudades ocupadas por una sociedad acobarda, de la que solo algunos grupos rebeldes llamados Reckoners les plantan frente. En este episodio final veremos como David y el resto del equipo tendrá que hacer frente al más poderoso de todos los Épicos tras los sucesos finales de Firefight, el volumen anterior de la saga. Una entrega final que trata de dar respuesta a gran parte de las cuestiones planteadas en los dos anteriores libros de la saga a ritmo de acción, humor, giros reveladores y ese aire de optimismo final que tanto caracteriza al autor de Nebraska.

Ildithia por Sandara

   Esta saga de Sanderson se caracteriza por su dimensión palomitera a golpe de escenas de acción y planes que nunca salen bien a ejecutar. Una prosa directa en tercera persona desde un David más adulto nos va llevando por toda la trama, de forma quizás más directa que en las anteriores entregas, pero con el mismo ritmo sin descanso. Particularmente los tres libros siguen la misma estructura donde siempre existe un enemigo principal a batir, donde el equipo planea como lograr su objetivo y un último paso donde ponen todo en juego. No es algo para nada molesto, es una buena fórmula, nos permite experimentar cierta familiaridad con la trama pero a la vez consigue sorprendernos con los flecos que el autor le consigue dar a cada historia. Para ello Sanderson saca a relucir su chistera de genio de construcción de mundo, se saca una nueva y original localización como es Ildithia, sabe plantar los suficientes misterios como para hacernos seguir leyendo una página tras otra, y nos regala un trio protagonista por el que interesarnos


   Y es que la ciudad de Ildithia o la actual Atlanta de los Estados Fracturados se convierte en un elemento esencial de la trama. Una urbe en movimiento continuo que está hecha al completo de sal, con un ciclo de destrucción y reconstrucción de apenas una semana. También es de agradecer la labor que Sanderson hace con su trío principal de personajes. Tanto David como Megan pegan un salto personal bastante importante e interesante durante el arco narrativo de las tres novelas, al igual que el Profesor. Los dilemas morales que conlleva la carga de poderes, la recompensa por esforzarnos en luchar por lo que creemos, el precio de los errores cometidos o la superación de los propios miedos. Estos temas son los que hacen que la trilogía tenga un interés más allá de su puro entretenimiento, ver como planta diversas semillas para  poner nuestra mente pensar sobre ello. El resto de personajes secundarios actúa como meras herramientas para la trama, aportan esa chispa cómica en algunos casos o son los especialistas en lo que necesita el equipo Reckoner.

FanArt de Megan por Bernardo Curvello

   Pero no todo es de color de rosas. Este último volumen adolece de uno de los males Sandersonianos más conocidos, el de los cierres apresuraros y anticlimáticos. El autor resuelve todos los misterios en apenas 50 páginas a todo trapo que saben a poco y que personalmente, creo que no terminan de cerrar bien la trilogía. Las revelaciones son coherentes y encajan perfectamente con todo lo acontecido, pero esas páginas finales están comprimidas en exceso y dejan algún que otro interrogante interesante para el ávido lector. El final lejos de ser cerrado completamente adquiere cierto aire a una posible continuación, aunque Sanderson ya ha aclarado que no volverá a los Reckoners. Por lo tanto, nos quedará esperar a Snapshot o The apocalypse guard, un par de proyectos del autor encajados en el mismo universo que estos Reckoners para ver si obtenemos alguna respuesta a nuestros interrogantes.

Acción de calidad a raudales
La ciudad de Ildithia
La exploración del miedo en David y Megan

El inexplicable cambio de Reckoners por Exploradores
El apresurado final


   Sanderson cierra una trilogía interesante, con elementos innovadores como esa vuelta de tuerca al mundo superheroico y que se deja leer de forma muy entretenida. La acción, el humor, los increíbles poderes/debilidades y las fascinantes ciudades descritas son las señas de identidad de toda la trilogía. Calamity supone el punto final al arco inicial planteado en Steelheart, ahora con un David que ha evolucionado a lo largo de los libros. Personalmente mi libro favorito seguirá siendo Firefight, pero Calamity ha conseguido dar respuesta algunos de los interrogantes que me reconcomían desde el primer volumen.

¡Muchas gracias a Nova por el ejemplar!

Otras reseñas de interes

12 comentarios:

  1. He visto varias opiniones no muy positivas de esta trilogía (quitando el primer libro) y alf inal he decidido dejarla pasar, pero ya sabes que el autor lo tengo pendiente XD
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno, parece que volvemos a la senda de la concordia y nos ponemos de acuerdo otra vez :D Me ha dejado la misma impresión que a ti, la evolución de Megan y David es enorme, pero el final es de los peores de Sanderson a mi gusto.
    En breves llegará la mía.
    Un saludo ^^
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que a mí este autor no me gusta mucho, por no decir nada, así que obviamente este libro no me interesa. A Brandon Sanderson no vuelvo a leerlo por nada del mundo xD
    Ya intenté leer unos cuantos libros en su momento, y no pude terminarlos porque sus tramas no me enganchan nada.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. beno lo leere pero ya se que las expectativas tan altas no van.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Pienso que no es lo mejor del autor y por tanto para empezar seguiré apostando por Elantris, el tema de héroes no me acaba de convencer, quizás y solo quizás le dé una oportunidad en un futuro muy muy lejano. Gracias por tu maravillosa reseña igualmente.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. No sé si esta trilogía es demasiado juvenil para mí. Sigue llamándome más su primera trilogía para estrenarme con el autor.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  7. Para mi el segundo también es mi favorito pero a diferencia de ti el final no me pareció tan sin sabor, me pareció bastante real aunque no tuviera el mismo grado de tensión que el resto.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo muchas ganas de leerlo, de verdad, porque los dos primeros me encantaron, aunque es una pena que el final no fuese exactamente todo lo que esperabas, a ver qué me parece a mi.
    Un beso Dani

    ResponderEliminar
  9. Vaya, pues esperaba más alta la valoración. Pero vamos, caerá
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Y yo que me voy a poner ahora con la primera parte...

    ResponderEliminar
  11. Creo que coincidimos bastante en nuestras reseñas. Con diferencia lo peor el desenlace tan apresurado, sobre todo siendo final de la trilogía y no de uno de los libros de la saga más. No puedes emplear más de mil páginas en escribir una trilogía y luego resolverlo todo en 20-30 páginas.

    Saludos y muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Me encanta tu definición de saga de dimensión palomitera, la verdad es que es muy visual. Me gusta mucho los mundos que crea el autor, la ciudad de sal me pareció muy interesante. Como ya sabes, coincido contigo con lo del final, demasiado apresurado y te quedas con incógnitas. Esperando a leer los próximos proyectos del autor, aunque espero no tardar en ponerme con 'Elantris'.
    Un beso

    ResponderEliminar

Lo primero de todo, GRACIAS por comentarme, asi me haces un poco más feliz. Lo segundo, si vas a comentar espero que sea desde el respeto a los demás y con este blog; aclaro que el Spam esta permitido, siempre que no sea exclusivo, es decir, que sea un comentario + Spam.
Gracias por tu comentario :)